• Redacción
  • Sociedad
  • 354

Un  año más, el presan sebastiancioso pueblo Villanueva  Mesía ha  celebrado  la  fiesta de su santo patrón: SAN  SEBASTIAN. Tras una  misa  solemne  en su  honor, tuvo  lugar una sencilla y  emotiva  procesión  con  la presencia de  casi  todos  los  vecinos de esta histórica  ciudad del “Poniente  Granadino”. Año tras año se  palpa  la fuerte y sincera devoción que,  desde  tiempos  inmemoriales, viene celebrándose  esta  piadosa y  ferviente  efeméride, que  define   la “devoción  popular” del  pueblo  andaluz: religioso y  espiritual,  pero  no  “beato” (en  sentido peyorativo). La “religiosidad  popular” tiene un fuerte  arraigo en  toda Andalucía  a  través de sus  fiestas  y  tradiciones,  que  han generado una  cultura   singular  y  específica: “La  Cultura Andaluza”, milenaria y  autóctona  y  la  más  antigua  de todo  el  Mediterráneo, según  nos  dejó  dicho  el  filósofo don  José  Ortega  y  Gasset ( 1883 -1955), Catedrático  de Metafísica  en la Universidad de  Madrid.

Pues bien,  a  petición  de varias  personas  y  alumnos, he decidido escribir unas  breves anotaciones que sirvan, al  menos, de referencia  a  tan  digna y  ferviente  celebridad  religiosa en  honor  al Santo Patrón de  mi pueblo:  SAN  SEBASTIAN.

Ante  todo, digamos  a vuelapluma  que,  etimológicamente  analizado,  Sebastián  es  un nombre  de origen  griego, que  significa  “Digno  de respeto,  admirable”. Y  a  la verdad, que  conociendo , aunque  sea  por  tradición, el  perfil  biográfico de  san Sebastián,  hay que  reconocer  que fue un  personaje  muy  importante  en  la  hagiografía  cristiana. Según  las  actas  del  Martirologio, san  Sebastián  nació  en  Narbona,  aunque  san  Ambrosio, Padre y  Doctor de  la  Iglesia  latina  (340-397),  afirma  que  era  natural  de Milán.  Son    muchas   las representaciones  artísticas  acerca  del  martirio  de  san Sebastián, ya  que numerosos  pintores y  escultores   han recreado  esta  impresionante  y conmovedora  escena, hasta  el  punto que  ha  llegado  a  formar  parte de la  extensa y  variada  iconografía  cristiana  clásica. Siempre  aparece  en  la misma  forma: acribillado  su  cuerpo con flechas.

Sebastián  era  un  joven  militar  romano  que  ayudaba  y  rescataba  a  los  cristianos,  salvando  a  muchos  de  la  muerte y  convirtiendo  también a  numerosos  romanos. Cuando  Diocleciano (245 – 313 d.C)  reanudó la  persecución  de  los   cristianos, hecho llevado  a  cabo  para  dar  satisfacción  a  Galerio, y  supo que su  joven  capitán seguía  esta  fe, lo  condenó  a  morir  atravesado  por  las  armas  de sus  arqueros. Sebastián  fue atado  a un  poste y  flechado  hasta  morir.  Así  lo  creyeron  sus verdugos, aunque  lo  cierto  es  que  consiguió  sobrevivir  a  este  martirio.

La piadosa  cristiana (de  nombre  Irene) que había  ído  a  recoger  su  cuerpo  para  enterrarlo acabó  cuidándolo  hasta  que  sanó  de  sus  heridas. Sebastián  debía  permanecer  oculto  pero  se  negó  a  hacerlo y  fue  a encararse  con  el  emperador y  a exigirle  que  cesara  su  persecución. Diocleciano  se sorprendió  muchísimo de verlo  con  vida, hecho que no  le  evitó una  nueva  condena,  la  de morir  apaleado y  arrojar  su  cuerpo  a un  albañal. Tan  dura y  cruel  fue  la  persecución  de Diocleciano, que los cristianos  llamaron  al  final  de  su  reinado “La  era  de los   mártires”. Y así fue. Sebastián  sufrió  el  martirio  en Roma (siglo  III).  Sus  verdugos, para impedir  que  sus restos fuesen  venerados  por  los cristianos,  arrojaron  sus  restos  a  la  cloaca Máxima.

La  imagen  más  antigua  de  san Sebastián  es un  mosaico en la  iglesia  de san Pedro  ad  Vincula (año 680), en  la  que  aparece  con  traje  palaciego  y  halo  alrededor  de la  cabeza.  Aparte  de España,  se invoca  a san  Sebastián  contra  la peste por  dos  casos  milagrosos  en  los  que, según  la  tradición,  intervino: en  Roma (año 680) y  en  la  célebre  peste  de Milán.

 

Origen  del  Patronazgo.-   El fundamento histórico y  teológico  de la  devoción  a  san Sebastián, en  la provincia  (Padúl,  Caniles, etc.),   se  remonta  con  toda  certeza  a  1490,  año  en  que  fue   tomado  por  patrono del brote  de peste  surgido en  plena  guerra  de  Granada. Tras  la  conquista,  muchas  son  las localidades en las  que  recibe  veneración  y  culto.  La  variedad  de  lugares  al  santo  consagradas  no  deja  lugar  a  dudas  sobre la  extensión  provincial  de  su  reconocida  devoción.

Sin  embargo, en  la  búsqueda  de  argumentos  ciertos y  apodícticos – y  no  de  meros  vestigios  e hipótesis – del  inicio  de la  devoción  a  san  Sebastián  en  Villanueva  Mesía, nos  tenemos que valer  de  posibilidades y  conjeturas. Y así,  se  sabe  que  en 1588, el  arzobispo de Granada, Juan  Méndez  de Salvatierra, declaró FESTIVO  el  dia  20  de  enero, pero la  oportunidad  vino cuando  en  el 1679, una terrible epidemia  asoló Villanueva.

No tenemos, sin  embargo,  constancia  de  la  antigüedad  de  su talla  que,  por  cierto, fue la única  que  se  salvó  de la  quema  de  imágenes  llevada  a  cabo en  julio de 1936, gracias  a  un hombre de  Frigiliana (Málaga)  llamado,  precisamente, Sebastián  Sánchez  Torres “El  Melero”, el  cual  razonó  a  los  incendiarios  el despropósito  en  que  iban  a  incurrir  si  osaban  quemar  a  un  santo  que- ¡ironías de la  vida¡ –  era  tan “rojo” como  ellos.  San  Sebastián  sigue, pues, ocupando  una hornacina   en  nuestra  Iglesia  Parroquial   “Nuestra  Señora de  la  Aurora”.

Me  gustaría, siquiera  por  unos  momentos, poseer la  capacidad  lírica y  poética de  Marco  Aurelio  Clemente  Prudencio , poeta  latino  cristiano del  siglo  IV, para  entonar  un canto  de  gloria  y  alabanza  a  san Sebastián, como  él  lo  hizo  en  su “Peristephanon”: colección  de  himnos  en  honor  de los  mártires  cristianos.

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *