• Manolo Écija
  • Sociedad
  • 50

 

Sería algo recurrente apuntar que en esta quinta edición de la Marcha Solidaria Contra el Cáncer se ha vuelto a batir el récord de participación de años anteriores. Parecía algo lógico habida cuenta que año tras año se van aumentando corredores de todas las edades y llegados de diversos puntos de la comarca. Este año ha vuelto a ser así. Según la organización, la Asociación Española contra el Cáncer de Loja y el Área de Deportes del Ayuntamiento de Loja, este año se han superado con creces los 7000 participantes, es decir unos 500 más que en la marcha del año pasado. El motivo es bien sencillo, los lojeños han vuelto a demostrar que están muy concienciados con esta causa que no es otra que recaudar dinero para la investigación contra el cáncer, una enfermedad que desgraciadamente azota a muchas familias de Loja y comarca.

También es característico el color que se elije cada edición para la indumentaria de los corredores. Este año ha sido rojo y por tanto este color ha teñido los casi tres kilómetros del recorrido de la marcha. La salida, como cada año, de la plaza de la Constitución. Allí se iban dando cita, desde bastante rato antes, centenares de participantes que no querían perder detalle de los prolegómenos de la carrera. Un escenario y vario vatios de sonido amenizaron esos minutos de nervios y encuentros que se producían antes del pistoletazo de comienzo. De hecho, los más rezagados pudieron adquirir allí mismo su dorsal para colaborar en esta actividad. “Están siendo bastantes los que lo han dejado para última hora y están ahora llegándose a nuestro stand para tener su número”, apuntaba Anita Ávila, responsable de la AECC en Loja. Era ahí cuando ya valoraba muy positivamente la edición de este año. “Siempre pensamos que vamos a superar los participantes pero hasta que no avanza la semana previa no podemos asegurarnos de que va a ser así”. Bien es cierto que se ha tenido tiempo de sobra para recoger el dorsal ya que en uno de los puestos del mercado de abastos las voluntarias han ofrecido esta posibilidad en horario de mañana y tarde desde varios días antes de la marcha.

Una vez que la “marea roja” comenzó a moverse se pudieron ver a familias enteras, vecinos de todas las edades y hasta mascotas que también lucían su dorsal para colaborar con la causa. Poco a poco se iba recorriendo la calle Duque de Valencia, Carrera San Agustín, Avenida de los Ángeles, Pérez del Álamo y tras cruzar el puente llegar hasta el estadio Medina Lauxa donde esperaba una fiesta fin de carrera donde continuó el espectáculo amenizado por José María Muñoz. En ese momento se alternaban los sorteos y las proclamas solidarias contra esta maldita enfermedad.

Todo un éxito el de este año. Ya hay que pensar en el año que viene y a ver si se llegan a los 8000 participantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *