• Redacción
  • Sociedad
  • 229

 

La jornada era propicia, el sol hacía acto de presencia y ya se evidenciaba que las terrazas de los establecimientos participantes en la Feria de la Tapa iban a abarrotarse. Así fue, un año más miles de personas se echaron a la calle para degustar las delicias gastronómicas que en forma de tapa habían preparado los 14 establecimientos participante en esta edición.

Ya adelantábamos el mes pasado que el langostino iba a ser el elemento vertebrador de los distintos bares y restaurantes. Y es que desde la ALCI, organizadora del evento, este año se decidió que las tapas estrella de cada establecimiento tuviera langostino en su elaboración. De este modo se degustaron rollitos de gamba, ensaladilla, brochetas de langostinos, bombón de atún y langostino y hasta tortilla de patatas con langostino. La originalidad de los cocineros fue vital para que un año más los comensales quedaran satisfechos. Ahora aún hay tiempo para completar el “tapaporte” y entregarlo en la ALCI y optar a los lotes de mariscos y helados donados por Figoríficos Ortega y las cien baterías externas que se llevará cada participante por el mero hecho de entregar de los primeros su documento sellado en la sede de la asociación de empresarios.

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *