• Redacción
  • Sociedad
  • 1037

01El abandono y la desidia de los propietarios de una casa en la plaza San Rogelio provocan malos olores, la proliferación de ratas y una imagen lamentable del pueblo. Se ha iniciado un expediente para posibilitar la limpieza interior de dicho inmueble a cargo del ayuntamiento, para después pasarles la factura total del gasto a los propietarios.

Según Domene, alcalde del municipio de Íllora, “es vergonzoso el estado de suciedad y abandono en el que está la casa de los Agea, llevamos más de un año detrás de ellos, no nos dejan entrar a limpiar y desratizar, no engañan diciendo que ellos lo van hacer y luego no lo hacen, por eso los hemos llevado al juzgado”, afirma Domene con indignación.

Desde el ayuntamiento se informa que estas familias son solventes, económicamente hablando, tienen medios y recursos más que suficientes para limpiar y adecentar el inmueble pero no lo hacen debido a un intolerable incivismo.

Los vecinos se quejan diariamente del lamentable estado y de la falta de limpieza, y el consistorio se ha puesto reiteradamente en contacto con los propietarios para que ejerzan su obligación de limpieza de la casa aunque no esté habitada.

El consistorio abrió el pasado mes de septiembre un expediente por el que se ejercía un mandato de obligatoriedad para la limpieza, se han seguido todos los pasos para que cumplan con su obligación ciudadana, pero la familia se desentiende de cartas y comunicados.

Desde la alcaldía de Íllora se hace referencia del artículo 155 de la Ley del suelo (LOUA), que establece el deber de los ciudadanos de mantener sus propiedades en condiciones de seguridad, limpieza y ornato, y hace un llamamiento a los propietarios de solares en el casco urbano y viviendas sin habitar “para que procedan a su limpieza y mantenimiento en cumplimiento de ese artículo y respetando los valores más elementales de convivencia”.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *