• Manolo Écija
  • Reportajes
  • 592

 

Con la finalidad de hacer frente a las consecuencias de la crisis económica y especialmente en lo que afecta al mercado de trabajo, el Gobierno andaluz ha puesto en marcha un año más una serie de medidas orientadas específicamente a luchar contra el desempleo. Desde el año 2014, se han venido sucediendo diversos programas enfocados a facilitar la inserción y el acceso al empleo de las personas jóvenes en Andalucía, mediante el Plan de Emple@Joven y a los más mayores mediante el Plan Emple@30+.

De este modo, en la comarca del Poniente ya están trabajando desde hace unas semanas estos profesionales y se espera que en los próximos días se incorpore el resto de los perfiles demandados por cada uno de los Ayuntamientos. En total este año volverán a trabajar unas 300 personas de todas las edades en nuestra comarca, lo que supondrá una inversión de la Junta de Andalucía por encima de los dos millones de euros.

Entre los perfiles que necesitan los ayuntamientos para poner en marcha los proyectos están restauradores, arqueólogos, peones, jardineros, diseñadores gráficos, periodistas, arquitectos, fotógrafos, monitores, psicólogos, ingenieros, profesores, etc. El programa supone ayudas de entre 1.300 y 1.700 euros mensuales brutos por cada contrato que realicen las entidades locales con destino a proyectos de obras y servicios de ámbito social o de interés municipal, distintos de los que realiza regularmente el personal de la Administración local. Así, las iniciativas locales están relacionadas con cuidados asistenciales y ayuda a domicilio, servicios de proximidad, protección de medio ambiente, limpieza, vigilancia y seguridad, fomento de la cultura, etc.

Nos centramos, para ponerles cara, en cuatro casos que encontramos en la comarca. Tres mujeres, de distinta edad, que han encontrado trabajo en estos últimos días gracias a los Planes de Empleo. Érica Rodríguez  es auxiliar administrativa en el Ayuntamiento de Loja. Gracias a su formación como Licenciada en Administración y Dirección de Empresas es precisamente la encargada de apoyar en la ejecución y desarrollo del Programa Emple@. “Me encontraba opositando y buscando activamente empleo, para poder continuar mi formación académica”, nos cuenta Érica. Se muestra muy satisfecha con esta oportunidad, “en diciembre tuve la suerte de ser una de las beneficiarias del Programa Emple@Joven, gestionado por el Ayuntamiento de Loja con fondos Europeos y supone una gran oportunidad  para adquirir experiencia  y nuevos conocimientos de cara al futuro laboral”.

 

Otra joven que está beneficiándose de estos planes es Xiomara Bautista. Ella es soy Técnica superior en diseño y producción editorial y gráfica publicitaria, por lo que presenta otro de los perfiles que se incluían en estos planes. “Hasta el día de hoy he realizado trabajos tales como diseño de logotipos para diferentes áreas, carteles informativos y actualización de redes sociales”. Sobre su trabajo, reconoce que “esta oportunidad que nos brinda este programa me parece ideal para todos aquellos que como yo, no hemos tenido experiencia laboral hasta el momento”.

En Loja también se incorporó Mª Rosario Rubio, ingeniera de Montes.”Desde enero estoy trabajando en el Programa Emple@ +30 como Técnica de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Loja para desarrollar el Proyecto de Ordenación del Monte Sierras y Hacho Alto”, nos explica.”Hasta la fecha, me he dedicado a documentarme y estudiar toda la información disponible sobre mi entorno de trabajo, así como realizar visitas a la sierra para conocer y definir las zonas de actuación. Estoy elaborando un documento que recoge un inventario y descripción de los recursos naturales y los aprovechamientos, ocupaciones y usos del monte, para establecer una estrategia de gestión y conservación sostenible del mismo”. Sobre el programa en general, Rosi reconoce que le ha dado “la oportunidad de reincorporarme al mercado laboral (con más de 14 años de experiencia laboral, llevaba ya 3 años desempleada), y lo aun más importante, la posibilidad de reconducir mi carrera profesional al medio ambiente, mi vocación (desde que terminé mi carrera, aunque he trabajado casi de forma continua, no siempre ha sido en trabajos relacionados con mi profesión)”.

 

Las tres profesionales coinciden en que la existencia de estos programas “nos ofrece, tanto a jóvenes como no tan jóvenes, la posibilidad de adquirir experiencia laboral y/o mejorar la que tenemos, de tener ingresos económicos y desarrollarnos a nivel personal y profesional y salir de la situación de desempleo y de todo lo que ello implica”.

 

En Villanueva encontramos desde hace unos días trabajando como limpiadora a Sofía Baena. Precisamente este perfil, junto al de jardineros es lo que ha demandado este Ayuntamiento. Sofía se encarga de la limpieza además del propio consistorio de los edificios municipales.

 

Manolo Écija

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *