Como bien es sabido, en nuestro territorio, uno de los principales motores económicos es la agricultura y la ganadería, y la PAC (Política Agraria Común) es una herramienta fundamental para que el desarrollo y mantenimiento del sector primario, dando sustento a nuestro territorio. Con el nuevo reparto establecido por el Gobierno de España en 2014 y que definitivamente hemos conocido el 31 de marzo, nuestro sector se va a ver muy dañado por la aplicación de unos criterios que discriminan a la agricultura andaluza con perdidas superiores a 902 millones de euros.

Los fondos de la PAC se dividen en dos pilares, las primeras y más conocidas son las ayudas directas, destinadas a agricultores y ganaderos en función de las distintas producciones que tienen derecho a la PAC como el olivar  o el ovino.

Las ayudas directas van a tener unas perdidas superiores en Andalucía al resto de España,  pese a que los fondos solo disminuyeron un 1´5%, se calcula que de media las perdidas para muchos agricultores serán entre un 16% y un 30%, hasta el 2020, entre otras causas por el recorte lineal del 8,64% que por primera vez se aplica a mas del 85% de agricultores y ganaderos, que tienen menos de 5000 euros de ingresos.

Según el delegado territorial de agricultura Manuel García, los principales perjudicados son aquellos que perciben una ayuda inferior a los 5.000 euros “que son la mayoría en nuestra provincia, un 80%, ya que nuestro campo se fundamenta principalmente en pequeños y medianos empresarios”.

Otra de las vertientes de los fondos de la PAC, es la destinada al Desarrollo Rural, que se encarga de distintos focos de actuación, como los destinados a los Grupos de Desarrollo. Éste es  el caso del GDR Poniente Granadino, cuyos ingresos para el nuevo periodo 2014-2020, se van a ver mermados entorno al 10%, lo que va a suponer un millón de euros menos.

El presidente del GDR del Poniente Granadino, Andrés Ruiz Martín ha lamentado que el Grupo de Desarrollo Rural va a perder un 10% de los fondos de desarrollo rural previstos en el nuevo periodo 2014-2020 debido a los recortes de la nueva Política Agraria Común (PAC). Junto a este recorte, el sector de la agricultura y ganadería es otro de los más afectados. “Se trata de un varapalo para los agricultores y ganaderos del territorio a los que por primera vez en la historia se les ha aplicado recortes lineales y no progresivos”.

Estos recortes, según Ruiz Martín, tendrán un impacto “negativo” en la economía del territorio del Poniente Granadino ya que afectará a miles de empleos directos y peonadas en el campo.

Los caminos rurales, la modernización de las explotaciones, comercialización y las mejoras de las cooperativas, también van a sufrir un recorte del 10%, lo que va a suponer un total de 286 millones de euros menos para Andalucía, 15 millones para la provincia de Granada y 6 millones en el Poniente Granadino.

Otras ayudas que también se van a ver bastantes mermadas, y que afectan a nuestro territorio, son una parte de las ayudas directas destinadas a los sectores en crisis que se denominan   “ayudas asociadas”, que van a percibir entorno a un 12% menos que en el periodo anterior 2007-2014.  En estas ayudas Andalucía solicitó que se incluyera  el olivar de pendiente (el más predomínate en el Poniente), que ha sido eliminado, lo que va a suponer un 20% menos  de ayudas directas, o el trigo duro,  así como una mayor dotación para el ovino de carne , el caprino o el almendro de secano.

El parlamentario socialista Miguel Castellano defendió hace unas semanas en el Parlamento Andaluz una Proposición no de Ley, para reivindicar cambios en el reparto de la PAC. “Con este reparto pierde por una decisión injusta del gobierno del PP  el medio rural en toda España, pero sobre todo Andalucía y el Poniente Granadino”, según Castellano, quien además apuntó que “a nuestra comarca las perdidas van a suponer más de un 30% en el nuevo periodo con respecto al anterior”, afirmo Castellano en sede parlamentaria.

Juan Antonio Moreno, presidente de la Asociación de la Oveja Lojeña, comenta que la PAC trae menos dinero que en marcos anteriores, pero que quien más sale perjudicado es la ganadería ecológica.

La oveja lojeña es el ovino de más calado en nuestro territorio y todo un referente en ganadería ecológica. A la hora de elaborar la nueva PAC, con las fotos aéreas de referencia que se han tomado, “la sierra de Loja se queda con un 52 % del pasto real del que realmente existe” nos comenta Juan Antonio, quién nos dice que hay territorios en la provincia de Granda, como es el caso de la comarca de Huéscar o de la Alpujarra, del que sólo se tiene en cuenta el 30 % de pastos disponibles.

Como ejemplo, un ganadero que antes percibía en ayudas unos 16.000 euros, ahora va recibir 8.000, justo un 50% menos en el nuevo periodo de la PAC. Juan Antonio, como presidente de la Asociación de la Oveja Lojeña, esta intentado buscar apoyos y unión en todo el sector, para poder reivindicar con más fuerza el sector ovino, ya que es fundamental para territorios como el Poniente, “donde no sólo es un motor económico, sino también fundamental para la sostenibilidad del medio ambiente”.  Por último Juan Antonio, hace un llamamiento a las administraciones públicas para que los pagos de las ayudas se hagan más rápido, ya que a día de hoy se adeudan varias anualidades.

Por parte de la cooperativa Cerro Gordo de Ventorros de San José, uno de los principales problemas o deficiencias que les ven  es que al crear las regiones por cultivos, y calcular las diferentes medias para el pago para cada región y cultivo el olivar lo han metido con el almendro como cultivos permanentes, problema?

El almendro ha sido tradicionalmente en nuestra comarcar y en general  un cultivo marginal, al cual no se le ha prestado ni la atención ni los cuidados para que sea un cultivo productivo, como es el caso del olivar lo que provoca que las producciones hayan sido muy pobres y como el origen del cálculo de las ayudas en anteriores marcos fueron las producciones por hectárea (posteriormente esas cantidades calculadas las reconvirtieron a euros hectárea sin considerar la producción que ya se obtuvieran) todo esto causó que la ayuda que le pertenecía al almendro era muy pequeña, al contrario que la del olivar que al ser un cultivo muy productivo y más en nuestra comarca que si le correspondía una buena subvención.  Por tanto, al unir en un solo grupo (cultivos permanentes) olivar y almendro, olivar con un importe de ayudas altos y almendro con ayudas bajas, al calcular la media pues resulta una considerable bajada de la ayuda que recibe el olivar.

En su opinión siendo el cultivo del olivar tan importante y predominante en la comunidad se debería de haber creado una región propia para el olivar, si lo que pretenden es unificar la ayuda con la convergencia hacia la media, puesto que no es comparable un cultivo de olivar con el almendro tal y como se entiende aquí.

Y otro error que considero que esto si nos afecta más, es que a Loja lo han encuadrado en la región 17.2 región de La Vega, con todos los pueblos de la Vega de Granada, considerando que deberíamos formar una región el poniente granadino o al menos pertenecer a la región 19.2 que engloba a Montefrio y Algarinejo ambos municipios con una características muy similares a las de Loja y que su cultivo es el olivar como predominante como es nuestro caso y por tanto su media de ayuda es más alta que la nuestra, puesto que no tienen apenas almendro como es el caso de la región en la que han puesto Loja.

Por tanto en conclusión, en la elaboración de las regiones deberían de existir una en concreto para el olivar andaluz y así la media de ayuda seria mucho mayor a la que le han calculado por incluirlos con otros cultivos menos productivos y rentables. Y que deberían de existir una región propia para el poniente granadino en el que se unieran Loja, Montefrío, Algarinejo, Zagra y demás municipios en el que el olivar es mucho más productivo y tiene unas características propias como demuestra la denominación de origen, el grupo de desarrollo rural y demás organismos que así nos unen.

Juan Cobos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *