• Manolo Écija
  • Reportajes
  • 530

 

Sí, lo reconozco. Yo he sido uno de esos que se ha dejado llevar un poco durante este verano y he acumulado unos cuantos kilitos en mi zona abdominal. Pensé que eran “gajes” incuestionables de disfrutar unos días de vacaciones más al sol que a la sombra y que eso tal y como vino se iría por el desagüe sin darme cuenta cuando acabara agosto.  Pero lamentablemente no fue así. Bueno ese reto ha quedado para septiembre.

Tal y como empezaba el calorcito, al final de la primavera iba desatendiendo mis escuetas obligaciones de práctica deportiva. Los paseos al atardecer iban disminuyendo drásticamente. Cada vez me costaba más salir de casa para ocupar mi tiempo con el chándal y las zapatillas de deporte. Cada vez les costaba menos a mis amigos convencerme de que el verdadero paseo era a la terraza más cercana y tomar una caña. Es decir, dejar para más ver eso del deporte. “Si correr es de cobardes” me decía alguno para intentar convencerme. Pues sí, sucumbí y a lo largo del verano me propuse aumentar mi dosis de deporte. Pero claro, aún no, siempre nos quedaría septiembre.

Por aquellos últimos días del mes de agosto ya empezaba a sentir un desasosiego general y unos nublos en mi cabeza que vaticinaban que algo estaba cambiando. Eso no era nuevo. Quiero pensar que me sucedió algo similar a finales de agosto del año pasado. Y ahora que lo pienso también el año anterior y el otro… Cada fin de agosto pasa lo mismo y claro, siempre llega septiembre.

Este año se puede decir que “septiembre” ha tardado un poco más en llegar ya que las temperaturas han sido insufribles hasta casi mediados de este mes, por lo que la denominada cuesta de septiembre ha tenido en sus primeros días una zona de meseta para coger impulso. Con este mes, llegan los propósitos de cambiar nuestras vidas. Hacer dieta, hacer deporte, emprender nuevos proyectos y parecer aquellos niños que acaban de hacer la comunión y ya nunca más se portarán mal.

No siempre dejamos atrás los excesos del verano de la mejor manera. Por eso a continuación podrás conocer las opiniones de profesionales sobre cómo combatir el “síndrome postvacacional”, si es que acabas de volver de vacaciones, como ayudar a nuestros hijos con la reciente vuelta al colegio, como quitarnos esos kilos de más con una dieta que no sea perjudicial para nuestro organismo y que recomendaciones llevar a cabo si es que nos vamos a matricular en un gimnasio para tonificar un poco y abandonar el flotador de nuestra cintura.

No pierdas detalle y memoriza sus consejos, porque nunca lo olvides, septiembre siempre vuelve.

 

Inmaculada N. Gordo Jiménez

Gerente Y Enfermera en CLÍNICA SALUVI PERSONAL CARE

 

_dsc4551

 

El verano llega a su fin y con él, las largas jornadas de calor, el espeto y la cerveza en el chiringuito, las barbacoas al aire libre al fresco de la madrugada, los paseos en la arena o el aire limpio y silencioso de la montaña.

La vuelta al cole nos lleva a planear el nuevo curso, los sanos hábitos, las tareas aplazadas, los compromisos adquiridos… Si ponemos freno a determinadas actividades mejoramos en salud, autoestima y confianza, y optimizamos nuestro fondo de armario y ahorros. No se trata de encontrar la fórmula mágica en forma de cápsulas, ni ponerse a plan unos días, ni seguir la dieta que funcionó a mi vecino y me permite ahorrar…

Es generar un cambio sostenible en el tiempo que te reconforte y ayude a controlar aquello que te hace daño y es tan simple como seguir una alimentación adecuada, realizar ejercicio apropiado a nuestro estado físico y mental en horarios viables y relacionado con nuestras actividades diarias, práctica de actividades al aire libre solo o en compañía…

Observarás que lo importante no es el tiempo, sino quererte y prestarte atención cada día para estar bien/mejorar el resto de tu vida. Busca quien te ayude a conseguir ese orden que deseas y compártelo cuando lo encuentres, agradece los momentos de felicidad y manifiéstalos. Te ayudamos a poner orden en tu vida en Saluvi, con mucha chispa. Por todo esto, te esperamos con una sonrisa y mucha chispa en Saluvi.

 

Jose Antonio Ruíz

Director técnico del gimnasio del complejo deportivo municipal de Huétor  Tájar

 

img_8492

 

El mes de Septiembre es un mes donde suele aumentar las inscripciones a los gimnasios en general y en el de Huétor, no va ser menos. Este es un mes donde la gente vuelve a la rutina después del  verano e intenta sobreponerse de los excesos llevados a cabo durante el verano. La gente en septiembre quiere quitarse esos kilitos de más y hacerlo rápidamente. Desde el gimnasio municipal de Húetor Tájar le recomendamos algunos aspectos básicos y saludables para hacer deporte de la mejor manera. Esto va desde que cuiden la alimentación hasta su entrenamiento especifico, dependiendo de lo que cada persona necesite.

Yo siempre suelo recomendar, para alguien que quiera comenzar  a practicar deporte en el gimnasio, las alternaciones entre ejercicio cardiovascular (bicicleta, cinta, elíptica…) con un poco tonificación muscular (pesas). La unión de las dos cosas es muy buena y saludable. El ejercicio cardiovascular hace que suban las pulsaciones, se acelere el metabolismo y se quemen más grasas, pero es bueno que se haga algo de tonificación muscular. El equilibrio entre ambos ejercicios es ideal para el mantenimiento físico de cualquier persona.

Dependiendo también de cada persona y de los objetivos que persigan, se les prepara un entrenamiento específico, por ejemplo personas que quieran competir en algún deporte o musculación especifica, se les prepara su entrenamiento.

El tema alimenticio es importante y depende de cada persona, se aconseja siempre una dieta saludable, aunque dependiendo de la salud, debe consultar a un especialista para lo que sea más aconsejable para esa persona.

No es bueno perder peso rápidamente a costa de perder masa muscular, ya que no es saludable, yo siempre recomiendo la combinación de las dos cosas ejercicio cardio y de tonificación.

 

Equipo Directivo del CEIP Cardenal Cisneros

 

foto-equipo-directivo

 

La vuelta al colegio a veces puede provocar estrés a los alumnos y hacerlo muy cuesta arriba. Por eso es importante seguir algunos consejos.

-Iniciar rutina para despertarnos y acostarnos: Comenzar las clases puede poner de malhumor a cualquier niño, levantarse temprano, desayunar con prisas, etc…Si una semana antes le vamos adelantando la hora de despertar, cuando llegue el día de empezar todo será más fácil. También ha de tener una hora fija para irse a la cama, debe dormir mínimo 8 horas.

Deben desayunar siempre, procurando que sea lo más completo y variado posible.

Escoger una mochila adecuada para evitar el exceso de peso, las malas posturas y el dolor de espalda.

Hablarle de las cosas positivas que implica el inicio del nuevo curso; encontrarse con sus amigos, conocer niños nuevos, aprender cosas, excursiones…

Fijar normas para ver televisión, uso de internet y teléfono móvil; en verano se suele abusar de ello.

Crear un espacio y horario para el estudio.

 

Si conseguimos lleva a cabo estas prácticas conseguiremos que los alumnos comiencen el curso de la mejor manera y estén predispuestos a ese cambio a veces drástico que supone dejar atrás el verano y centrarse en el curso escolar.

Manolo Écija

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *