Prevenir antes que curar, es la principal recomendación que nos hace Antonia Ortega Pérez, es la responsable de Urgencias del Hospital de Loja, además que coordinadora del propio Hospital.

Antonia nos comenta que la población más vulnerable son las personas mayores de 65 años, así como los menores de 5 años, así como aquellas personas con enfermedades crónicas: diabetes, obesidad, problemas cardiovasculares, respiratorios, así como la población que toman medicación como diuréticos, antihipertensores…

La deshidratación es el principal problema para las personas mayores y los menores de 5 años, ya que tienden a descuidar el beber más en época estival, donde aumenta la sudoración y el peligro es mayor, Antonia recomienda “hidratarse constantemente, buscar sitios frescos, evitar salir en las horas de mayor calor, que se sitúan entre las doce del medio día, hasta el ocaso, es decir sobre las 8 de la tarde”, así como el ejercicio físico, y trabajos físicos como pueden ser la jardinería, el bricolaje, etc.

Si no queda más remedio que salir durante las horas de más calor Antonia recomienda, llevar la cabeza protegida, vestidos y prendas ligeras, así como llevar una botella de agua consigo.

Otra de las recomendaciones en lo que nos hace más hincapié  la responsable de las urgencias del Hospital, es la exposición al sol, “por el riesgo que puede tener nuestra piel, ya que el sol es nocivo para nuestra piel y sobre todo las personas que tienen la piel clara, que deben de protegerse del sol y no sólo en verano sino durante todo el año”. Antonia nos remite al portal de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, en campaña “Verano 2016”, donde se nos informa de todo lo relativo al golpe de calor y a las exposiciones solares, recomendándonos el tipo de protección a utilizar dependiendo de nuestro tipo de piel.

Antonia nos insiste y recomienda, evitar el sol e ir siempre protegido de este, beber agua en abundancia, cuidad la alimentación, evitando las comidas copiosas y alimentándonos con abundante fruta y verdura.

Los síntomas para poder detectar si estamos padeciendo un golpe de calor son los siguientes: piel caliente roja y seca, así como sed intensa, fuertes dolores de cabeza, nauseas, debilidad cansancio, fiebre elevada. Otros síntomas también que se pueden tener son calambres musculares, insomnio convulsiones…

Por suerte este año, Antonia nos comenta que en el hospital no se ha atendido ha nadie por golpe de calor, aunque si son frecuentes las visitas a urgencias, por enfermedades o síntomas relacionados con el verano, problemas para dormir, bajadas de tensión, quemaduras solares, picaduras de insectos… En el caso de picaduras Antonia, nos informa que es contraproducente el tomar el sol, ya que puede agravar el eccema que se produce en la piel.

En definitiva, disfrutemos del verano, haciendo caso a las recomendaciones.

Juan Cobos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *