Los jóvenes de Villanueva Mesía tienen la suerte de contar en su localidad con un colectivo que cada año se muestra más vivo y con una mayor capacidad para organizar actividades. Se trata de la Asociación Juvenil “Duende del Sur” que en el pasado mes de marzo organizó dos cursos muy participativos, uno de Inteligencia Emocional y otro de Globoflexia y Manualidades.

 

Curso de Inteligencia Emocional

 

El 17 de marzo una veintena de jóvenes participaron en el curso de Inteligencia Emocional impartido por Cruz Roja a través de la Asociación Juvenil Duende del Sur de Villanueva Mesía.

Durante las ocho horas de su duración se combinó la teoría con la práctica. Mediante distintas dinámicas con diversas metodologías, los participantes profundizaron en sus emociones y en las de los demás. Los diferentes tipos de agrupamientos (individual, parejas, pequeños grupos y gran grupo) permitieron un mayor conocimiento propio y del resto de los presentes. Empleando la palabra y el dibujo se exponían e intercambiaban sentimientos, emociones y pensamientos.

El broche de oro lo puso el último ejercicio en el que las miradas eran las principales herramientas de expresión y las cuales acabaron generando abrazos y besos dejando ver el valor del lenguaje corporal y su poder de comunicación y además, evidenciando la conexión y los vínculos creados en ese día.

 

Curso de Globoflexia y Manualidades

  

Nuevamente con la colaboración de Cruz Roja y mediante la Asociación Juvenil Duende del Sur se llevó a cabo el 26 de marzo el curso de Globoflexia y Manualidades. En este caso la duración fue de seis horas.

En primer lugar se comenzó con la globoflexia. Las caras de temor ante la posible explosión de los globos dejaron paso a la satisfacción por los elementos creados y al gusto por este arte. En pocas horas la mesa se llenó del color de las figuras realizadas.

Seguidamente, el colorido llegó a las caras de los participantes ya que, era el momento de conocer consejos y trucos para pintarlas y como no, para llevarlos a la práctica.

La jornada terminó con la elaboración de plastilina casera para la realización de animales y de marcos de fotos. En este caso, la creatividad fue la mejor aliada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *