Como cada año el Centro Comarcal de Tratamiento de Adicciones ha hecho balance de las actuaciones llevadas a cabo por este servicio. En el pasado 2016 el centro, en el que trabajan tres profesionales, una psicóloga, una trabajadora social y un psiquiatra, atendió a 590 pacientes, de ellos 209 fue de nuevo ingreso. Estos datos demuestran que se mantiene el número de pacientes de años anteriores.

En total se llevaron a cabo 3114 citas, una media de 5,76 por terapeuta y día, de las cuales 121 fueron para pedir información. Loja encabeza el número de pacientes con 215, seguido de Huétor Tájar con 129 y Montefrío con 44. Más lejos quedan los pacientes de Moraleda con 44, Zafarraya con 19 e Íllora con 8. De ellos el 83% son hombres y solo el 17% son mujeres.

En relación a las dependencias el centro vuelve a citar al alcohol como principal causante de las consultas. Como dato curioso por primera vez se sitúa en segundo lugar el cannabis, que adelanta a la cocaína. El aumento en la facilidad para conseguir esta droga se apunta como el desencadenante del aumento de su consumo.  En cuarto lugar se sitúa el tabaco. Las drogas de diseño y las adicciones a las nuevas tecnologías también son reseñables.

Que el inicio en el consumo de drogas es cada vez a edades más tempranas es otro hecho constatable por este centro. A eso se une que aumenta el número de casos en los que esas adicciones se unen a un trastorno psiquiátrico. Es lo que se llama patología dual. Ante ello se están llevando a cabo tratamientos específicos que, al igual que el resto de casos, tienen una duración media de atención de dos años.

El pasado año se llevaron a cabo 1435 análisis toxicológicos. Ellos tienen el objetivo de detectar el consumo de cocaína, marihuana y alcohol, llevándose un control del paciente dentro de su evolución en los tratamientos. En el 2016 se dieron de alta o derivaciones a 204 pacientes.

El servicio que es comarcal es subvencionado en parte por el Consistorio lojeño por lo que el alcalde de Loja, Joaquín Camacho, y la concejala de Bienestar Social, Matilde Ortiz, acudieron al centro para conocer este balance. Allí ambos insistieron en la necesidad de llevar acabo el mantenimiento del servicio y que este actué en la información y la prevención como algo fundamental contra las adicciones. De hecho este servicio está llevando a cabo talleres en los diferentes centros Guadalinfo de la comarca. Éstos tratan sobre Educación Familiar y Nuevas Tecnologías principalmente. Son talleres dedicados especialmente a jóvenes.

 

 

Carlos Molina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *