• Manolo Martín
  • Opinión
  • 383

El pasado sábado cuando volvía de recoger el periódico observé la existencia de una mesa con varios concejales y militantes del PP. Se pedían firmar para que el Gobierno Andaluz elimine el Impuesto sobre sucesiones. Durante la semana se ha repetido este hecho. Observando a todo el grupo, creo que a ninguno de ellos tanto a los concejales que había, como a los donantes de sus firmas les afecta este impuesto, ya que ninguno del grupo jamás heredara más de 175.000 euros cantidad mínima que hay que heredar para pagar este impuesto, cantidad que en la actualidad el Parlamento Andaluz está revisando al alza, o sea, estaban pidiendo al gobierno que quite el impuesto a los más ricos y para ello manifestaban varias mentiras.

Primera mentira, según la última liquidación de los presupuestos de la Junta de Andalucía, solamente tres de cada cien herederos ha tenido que pagar este impuesto por haber heredado una cantidad superior a 175.000 euros, los restantes noventa y siete herederos de cada cien no pagaron impuesto por no llegar su herencia a esta cantidad.

Segunda mentira; ponían como ejemplo a la comunidad de Madrid que según informaban no cobra este impuesto. Pues bien en el último ejercicio liquidado la comunidad de Madrid, había recaudado 545 millones por este impuesto, Andalucía con más habitantes y territorio con menos riqueza que Madrid había recaudado solamente 344,9 millones por este impuesto, más de doscientos millones menos que Madrid.

Tercera mentira; que una señora del Mesón de Arroyo, había renunciado a la Herencia por no poder pagar el impuesto, esta es la mentira más gorda, ya que sería tanto como decir que el impuesto es superior al valor de la herencia. Es cierto que muchas personas renuncian a las herencia, pero no por no poder pagar el impuesto, los motivos principales de renuncia son que cuando se acepta una herencia, se heredan tanto los bienes como las deudas y si la persona a heredar tiene más deudas que bienes en muchos casos los herederos renuncian a la herencia, otros muchos hacen frente a las deudas aceptando la herencia con todas sus consecuencias para que no suenen sus antepasados como malos pagadores; también existen las renuncias cuando se hace a favor de uno de los herederos, normalmente a favor del más necesitado.

A quien y para quien en definitiva se están recogiendo firmas, ni para los que las pedían ni para los que las daban, esas firmas que espero no sirvan para nada porque el Parlamento Andaluz tendrá la suficiente sensatez de no tenerlas en cuenta servirían, para los herederos de la Duquesa de Alba y similares, que si cobran anualmente millones de los fondos Europeos para la agricultura de los que algunos pequeños agricultores no se aprovechan, pero si todos los grandes terratenientes. Así que me cuesta comprender, como dedican su tiempo nuestros paisanos a pedir firmas para quitar un impuesto que solo lo pagarán los muy ricos. ¿No sería más lógico recoger firmas para que a todas las familias que tienen unos ingresos inferiores a seiscientos euros mensuales, les devolvieran los seiscientos a ochocientos euros que pagan de impuesto del IVA al año? Eso sí sería hacer justicia devolver lo pagado indirectamente
a quienes más lo necesitan. No debemos olvidar que son los países con mayor presión fiscal, los más prósperos. No debemos olvidar la necesidad de fortalecer los mecanismos de distribución de la riqueza, ya que ello fortalece la convivencia. No debemos olvidar que derechos fundamentales como la Educación, la Sanidad, las ayudas a conseguir la mayor cota posible de igualdad de oportunidades (becas, formación y todas las asistencias sociales precisas para un mínimo de vida digna), solo son posibles mediante el cobro de impuestos que debemos pagar los que más tengamos para favorecer a los que menos tienen. Recordemos que al final, todos iremos al mismo lugar y no podremos llevarnos nada más que nuestros huesos y la satisfacción o pesar de haber luchado por la igualdad o por favorecer al poderoso que seguro no nos lo agradecerá.

Para terminar informo que según el Consejo General del Notariado creo que la fuente más fiable en la materia; la Comunidad Autónoma Andaluza ocupa el cuarto lugar en renuncia de herederos con un 12,1% de renuncias un total de 5916 herederos y no precisamente por causa del coste del impuesto, pues los afortunados que tienen que pagarlo siempre reciben cuanto más pagan más heredan.

Manolo Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *