• Manolo Martín
  • Opinión
  • 480

Estas navidades después de cinco, nuestra ciudad, por fin fue iluminada dignamente, creo que la mejor iluminación de la historia, por lo que felicito al concejal responsable de su gestión. También hace tres días se ha deshecho el error garrafal de cambiar la dirección de la calle Almería, no comprendo cómo se pudo aguantar tantos días con el caos que este cambio producía en la confluencia de calle Granada Carrea de San Agustín, este error produjo momentos de colapso general de la circulación urbana.

 

Antes de entrar en el tema de este artículo, le pediría al responsable de la ordenación del tráfico, dedicara una pequeñísima parte del presupuesto a la señalización horizontal de los llamados paso de cebras, especialmente en la zona del Taxi, donde acuden muchas personas mayores por motivos funerarios y hallándose los Restaurantes en la acera contraria al tanatorio, acuden a ellos para algunas de sus necesidades.

 

Hay lojeños de nacimiento, adoptivos, económicos y emigrados y dentro de estos grupos en cada uno de ellos, existen comportamientos diferenciados que contribuyen a engrandecerá nuestro pueblo y enriquecerlo o por el contrario empobrecerlo, pues los recursos económicos, afectivos o culturales o los aportamos a nuestro entorno enriqueciéndolo, o por el contrario lo traspasamos a otros lugares.

 

El grupo de lojeños económicos, lo componen principalmente personas de nivel económico medio alto, como Notarios, Registradores, Funcionarios públicos de Sanidad, Educación, Justicia, Hacienda y otras entidades y profesionales. En este grupo se ubican muchos que solo sienten a Loja, como una carga a su trabajo, pues les obliga madrugar para llegar a su puesto de trabajo y tienen que comer tarde. En Loja poco gastan de sus ingresos, acaso un desayuno y algunos ni eso, su vida social y de ocio está allá donde se ubican sus familias.

 

En el grupo de los emigrados se encontramos a lojeños resentidos que marcharon sin haber encontrado en su pueblo su medio de vida y el grupo más numeroso compuesto por aquellos que encontraron su trabajo en otros lugares pero dejaron aquí amigos, familiares y recuerdos por lo que añoran a su Loja natal o adoptiva Este numeroso grupo suelen hacer sus escapadas a su Loja, suelen degustar los productos lojeños que algunas de nuestras industrias sirven por internet o cada vez que pueden llegan por sus aceites, quesos embutidos etc. Dando vida a nuestro pueblo.

 

También hay lojeños empresarios emigrados que dan trabajo a sus paisanos, y procuran utilizar todo lo que en Loja se produce.

 

En los que vivimos aquí, en nuestra Loja también existen distintos comportamientos, quizás no nos damos cuenta que nuestro pueblo disfruta de unos servicios muy completos, de un comercio donde hay especialidad en casi todas las ramas, atendidos por profesionales cualificados. Importantes industrias cárnicas, oleícolas, artesanales, de confección, mármoles, confituras talleres prestigiosos, y líderes en la industrias del Frio y Hostelería. Y un sin fin de actividades.

 

Por todo ello, no entiendo que existan lojeños y son muchos los que marchan a Granada u otras poblaciones de nuestro entorno a efectuar sus compras, pues además de que los precios suelen ser los mismos tienen que pagarse la gasolina que en muchas ocasiones superan a la misma compra, quiero recordar a todos que lo que gastamos en nuestro pueblo, tiene el efecto multiplicador de que ese dinero rotara de una caja a otra y al final todos salimos beneficiados por que aumenta el número de puesto de trabajo, aumenta la población y da pie a que surjan emprendedores con nuevas actividades.

 

El objeto que pretendo es que nuestro pueblo crezca, crezca, se engrandezca y cada día nos sintamos más lojeños, esto es tarea de todos pues de las insignificancias de cada vecino de nacimiento o adoptivo, se hacen las ciudades más prosperas…

 

Has pensado a qué grupo de lojeños perteneces, ¿luchas por tu pueblo?, ¿ayudas a engrandecerlo, mantenerlo limpio, y colaboras con las autoridades para estos fines? Si eres de estos, te felicito. Me gustaría poder publicar en todos los medios mi opiniones, pues me duele y disfruto con lo bueno o menos bueno de nuestra actualidad, pero ello no es posible, el Corto de Loja tiene prohibido publicar mis artículos.

Manolo Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *