• Manolo Martín
  • Opinión
  • 352

Me pregunto, en estos momentos difíciles, donde nos ha tocado muy a nuestro pesar dejar que Gobierne Rajoy, ya que pese a su mal hacer, los ciudadanos españoles le concedieron el mayor número de votos. No existía ninguna posibilidad de un gobierno de izquierdas. Cuando la hubo, en el mes de febrero, esos izquierdosos de Podemos prefirieron votar con Rajoy para que no hubiera un gobierno presidido por un socialista. Nuestro país no podía seguir sin responsables de su gobernabilidad, ello hizo que la única salida fuera abstenerse, pese a nuestros sentimientos a la investidura de Rajoy.

Este hecho, sumado a la perversidad de nuestro Secretario General que después de perder tres elecciones, en lugar de dimití y poner a disposición del partido su cargo y salir por la puerta grande de Ferraz, prefirió enfrentarse a la mayoría de dirigentes empeñándose en el falso dilema del no es no, cuando en realidad no existía ninguna otra salida más que la que las urnas habían dictaminado.

Muchísimos socialistas, luchadores por el bien común, por las políticas hacia la igualdad se han sentidos traicionados. La dicotomía entre sus dirigentes, les han llevado a la confusión, ya que no ha existido un mensaje unificado de la realidad desprovista de todo signo demagógico, Rajoy fue el más votado y si se iba a otras elecciones el PSOE resultaba el único culpable, cuando la realidad es que en el Parlamento existe una amplia mayoría de derechas. Pero a Rajoy no lo quieren ni los de su ideología.

Lo hecho, hecho está, no había otra salida y ahora más que nunca, los socialistas debemos estar unidos, apoyando a nuestros dirigentes para que en esta etapa donde Rajoy necesita  negociar cada paso, consigamos por lo menos: que la clase trabajadora no pierda más derechos, que terminen los contratos a tiempo parcial para trabajadores que echan hasta diez horas; que los pensionistas no vean mermado su poder adquisitivo; que nuestros dependientes disfruten en su incapacidad para defenderse de lo que dispone la Ley que puso en marcha nuestro Presidente Rodríguez Zapatero; que nuestra Sanidad siga siendo pública; que la educación de nuestros, hijos, nietos y biznietos cada día aumente su impartición pública eliminando en lo posible la privada salvo que la paguen en su integridad los usuarios.  Etc.Etc.

Es obvio que se han cometido abusos orgánicos a todos los niveles, desde el federal al local, pero no es menos cierto que nosotros, la base, lo hemos permitido cuando nuestra reacción ha sido el cabreo en lugar de asistir a la asambleas a presentar la denuncia ante los militantes y dirigentes exigiendo su votación, aceptando y haciendo aceptar el resultado de las mismas, como enseña el principio democrático.

¿Me podéis señalar una sola Ley progresista, que defienda los principios de igualdad en todos los terrenos que no haya sido promulgada por los socialistas en sus sucesivos Gobiernos? Es verdad que cada vez que la derecha ha ocupado el Gobierno ha tratado y conseguido mutilar dichas leyes, cuando no suprimirlas u olvidarlas que viene hacer lo mismo.

Por ello compañeros, y ciudadanos que estéis dispuestos a luchar por el mayor grado de igualdad posible, porque la educación pública sea de tal calidad que la envidien los ricos hasta el punto de sumarse a ella;  porque el sistema de becas permita una autentica igualdad de oportunidades para todos; porque las mujeres que dedican su vida a la crianza de una manada de hijos y por tanto no pueden trabajar por cuenta ajena tengan la protección social que les corresponde ya que esa manadas de hijos y nietos son los que después garantizaran las pensiones; porque los logros conseguidos hasta la fecha se mantengan y mejoren en lo posible, por todo lo que represente una mejora en la calidad de vida de las personas, a todos estos luchadores quisiera compartir con ellos en la casa del pueblo sede de mi partido el PSOE sus inquietudes e ideas que hagan posible esta ilusión y podamos contar con los mejores, los más dispuestos a gestionar la política. Pues la política se hace participemos o no, y hay dos formas de ser en la vida. La de los que no hacen nada y solo se dedican a la crítica de los errores de quienes se mueven, o sumarte a la lucha por la dignidad de las personas aportando tu granito de arena y ser uno de los criticados porque haces  y por lo tanto corres el riesgo de equivocarte.

Compañeros que lleváis años en esta lucha, enterrar vuestras diferencias, incorporémonos todos a la asamblea, deliberemos, prestemos nuestro conocimiento y trabajo, llevemos a nuestro partido al poder pues es notorio que desde ese peldaño es de donde podemos ir mejorando la igualdad, con metas utópicas pero con conciencia de lo posible para que nuestra moral no decaiga, eso llevamos haciendo los socialistas más de ciento treinta años y ese debe ser nuestro  ideal en el presente, con paciencia y dignidad-

Manolo Martín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *