• Redacción
  • Noticias
  • 1251

 

CARLOS MOLINA

 

La Loja más histórica y monumental está de enhorabuena por la licitación anunciada por el Ministerio de Fomento en el BOE de las obras de restauración del Convento de Santa Clara. Unas obras que rondarán los 2 millones de euros y que se acomete dentro del conocido como 1% cultural por las obras del AVE a su paso por la localidad. El plazo de ejecución será de 29 meses comenzando presumiblemente el trabajo en el primer semestre del próximo año.

El proyecto destaca la necesidad de acometer la reparación inmediata de la cubierta de la iglesia y coro alto, debido al desprendimiento y caída de parte del artesonado de la cubierta con el consiguiente peligro para los feligreses de la parroquia. Este hecho motivó que desde el 15 de Enero de 2012 no se lleven a cabo cultos en la misma.

Entre las patologías encontradas destaca en primer lugar el empuje que lleva a cabo la techumbre de la iglesia sobre los muros laterales, principalmente el que da a la Cuesta de las Monjas que se encuentra pandeado, a pesar de la actuación llevada a cabo en el 1979 sin mucho éxito. Otra cuestión, que aumenta esta problemática, es la humedad que aparece en la base y coronación de estos muros de la iglesia. Otro problema será la restauración y puesta en valor de las pinturas murales que ocupan las paredes interiores de la Iglesia ya que se encuentran muy alteradas y ocultas por una densa capa de suciedad.

Como obra a realizar en la edificación del Convento se va a actuar en la cubierta de la galería del claustro; realizada su cubrición por planchas de fibrocemento claramente discordantes con el entorno del Convento y totalmente opuestas a su concepción original.

 

No se actuará en todo el convento

 

En el anexo del proyecto se destaca que “por cuestiones económicas no ha sido posible acometer obras de rehabilitación en el resto de las cubiertas del Convento que presentan en algunas partes problemas de entrada de agua que afectada la armadura de par y nudillo y tirantes dobles -todo ello decorado con pintura-, así como actuar en las humedades generalizadas que presentan los muros y separaciones de la planta baja del Convento”. Afirmándose más adelante que estas cuestiones “se dejan expuestas estas consideraciones para futuras actuaciones”. Esto deja entrever que el uso del Convento, sea cual sea, deberá de esperar a nuevas actuaciones. No así la Iglesia, coros, sacristía y oratorio superior, que volverán a poder tener su funcionamiento religioso.

Concretando el proyecto recoge es la recuperación del artesonado y pinturas de la Iglesia y el saneado de sus muros, así como la mejora de la cubierta de la galería de la zona de clausura.  Con esas actuaciones se deja claro que con ello se “mantiene -aunque sea en una primera fase- el patrimonio histórico artístico al servicio del municipio, en segundo lugar se recupera la asistencia religiosa y de culto al barrio y en tercer lugar se va configurando la idea de función social que se pretende dar a la edificación conventual con la ampliación de la residencia de mayores ya existente en la antigua huerta del Convento”.

 

ACTUACIONES CONCRETAS

 

– Artesonado y armadura de la cubierta de la Iglesia y coro alto.

– Humedades en base y coronación de muros de la Iglesia.

– Pinturas murales en paredes interiores de la Iglesia.

– Humedades en suelo de Iglesia, coro bajo y sacristía de la Iglesia.

– Humedades en techos de coro bajo, sacristía y oratorio en planta alta.

– Estructura del balcón del órgano de la Iglesia.

– Portada de piedra y tejaroz de la Iglesia.

– Carpinterías de la Iglesia y coros.

– Cerrajería de coro y ventanas de la Iglesia.

– Alumbrado y electricidad de la Iglesia.

– Espadaña de la Iglesia.

– Cubierta de la galería superior del claustro del Convento.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *