• Manolo Écija
  • Noticias
  • 253

 

Huétor Tájar se ha sumado al Juego de la Serpiente: una campaña dirigida a los niños y a sus padres que pretende animarles a ir al colegio andando y en bicicleta. Consiste en un juego fácil de poner en práctica, y útil para los centros educativos, puesto que permite organizar otras actividades en paralelo relacionadas con la movilidad, el medio ambiente urbano y la salud.

Los tres colegios de Primaria de Huétor Tájar (Padre Manjón, San Isidro y Taxara) se han sumado a esta iniciativa. Gracias a ella, además de promover una movilidad sostenible en sus desplazamientos al colegio, se pretende romper las percepciones negativas de algunas familias, como la preocupación por la seguridad de los niños. Además, estos ganan en consciencia sobre su entorno, y desarrollan habilidades que les protegen, además de hacer ejercicio en esos desplazamientos, reducir los atascos en el entorno de los centros educativos, y mejorar la calidad del aire.

Para esta campaña, incluida en las iniciativas del Plan Local de Salud de Huétor Tájar, se ha contado con la colaboración de las AMPAS, el Ayuntamiento de Huétor Tájar, los Servicios Sociales y la Dirección General de Tráfico (DGT). En la iniciativa participan 146 niños del CPR Taxara, 278 niños del CEIP Padre Manjón, y 460 niños del CEIP San Isidro. En este último centro, el número de alumnos es mayor porque, además de los alumnos de Primaria, han incluido en la iniciativa también a los de Infantil (de 0 a 3 años).

Durante dos semanas, cada vez que los alumnos utilizan un modo de transporte sostenible en sus desplazamientos al colegio (andando, en bici, usando el transporte público o compartiendo coche), pegan una pegatina en un colorido póster que representa una serpiente. Cada colegio fija sus retos particulares, pero el objetivo final es cubrir la serpiente al completo con pegatinas. Así, cada día, el docente hace una encuesta a mano alzada para conocer los progresos.

Los niños reciben un premio cada vez que alcanzan un punto determinado del póster, que puede ser un recreo más largo ese día, o la reducción de las tareas. Al alcanzar la cabeza de la serpiente, el premio puede consistir en una excursión a pie o en bicicleta, u otra actividad que les resulte atractiva. Al finalizar esas dos semanas, se dejan pasar tres semanas más, para hacer una nueva encuesta y analizar el impacto que ha tenido la campaña en los hábitos de los alumnos y sus padres.

El juego de la serpiente comenzó como un proyecto pequeño en Flandes (Bélgica), y creció hasta convertirse en una campaña europea en la que participan cientos de escuelas en 18 países. Existen datos que muestran que este juego aumenta el número de viajes a la escuela en modalidades de transporte sostenible, y que reduce las emisiones de CO2.

La Dirección General de Tráfico es la encargada de promover este proyecto europeo en España. Cualquier colegio que lo desee puede contactar con los educadores de las Jefaturas Provinciales de Tráfico de su provincia, para recibir asesoramiento sobre la forma de participar en el juego. Es el tercer año que se desarrolla esta campaña en nuestra provincia.

Manolo Écija

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *