• Manolo Écija
  • Eventos
  • 1592

 

Este año la marea ha sido azul. La verdad es que da igual el color, lo importante es el fondo de esta multitudinaria marcha solidaria que ha vuelto a recaudar dinero para la investigación contra el cáncer, una enfermedad que desgraciadamente azota a muchas familias de Loja y comarca. De nuevo se ha vuelto a batir récord y esto ya no es noticia ya que en cada una de las cuatro ediciones que viene celebrándose este tránsito solidario, las cifras de inscritos aumentan cada vez más. No hay excusa ninguna. Una vez más se han podido ver por las calles de Loja a vecinos de todas las edades. Los más jóvenes que se han querido poner a la cabeza de la marcha y las personas mayores que aguantaban pacientemente a que la “marabunta” saliese despedida para comenzar su recorrido. Unos tres kilómetros de solidaridad que no ha dejado indiferente a nadie. En el recuerdo muchos de los amigos y familiares que han sido víctimas de esta enfermedad y en consuelo, el convencimiento de que con actividades de este tipo cada vez se avanza más para erradicar de nuestras vidas una lacra que llega sin avisar y que destroza por completo los hogares.

 

“Corre, trota, camina… pero no te detengas”, este ha sido el slogan elegido este año por la Asociación Española Contra el Cáncer, colectivo encargado de poner en marcha esta marcha en colaboración con el Ayuntamiento de Loja. Precisamente como explicaba a la salida, en la misma plaza de la Constitución, la presidenta de la AECC en Loja, Ana Ávila, “un año más lo hemos vuelto a conseguir, hemos sacado de sus casas a los lojeños y lojeñas de todas las edades para ayudar en una buena causa”. Ávila se mostraba muy satisfecha, “empezamos con mucha ilusión el primer año pero nunca pensamos que podríamos coger la dimensión que tenemos actualmente”. De hecho desde la organización destacaban que cada vez más, vecinos de otros pueblos de la comarca se suman a la iniciativa. Bien porque sean familiares de lojeños o simplemente porque quieran aportar su granito de arena. Ávila también hacía ver que los mayores son los más activos en esta iniciativa. Suelen ser los más previsores, los que primero tienen su dorsal y su camiseta y los que tiran de sus nietos e hijos para hacer más grande la marcha. A estas personas mayores hay que rendir el mérito que se merece.

 

Mucha gente por el recorrido y ojo que no era nada fácil salir de casa. A pesar de que la marcha se suponía que comenzaba con “la fresca”, nada de eso. A las ocho de la tarde, unos minutos antes de la salida, los termómetros superaban los treinta grados y a esto se sumaba que ayer fue uno de los días más calurosos de estas últimas semanas. El verano entró ayer, pero el calor lo hizo días atrás.

 

La marcha fue avanzando, unos llegaron antes y otros lo hicieron después. Algunos incluso tuvieron tiempo de parar a beber un refresco o tomar un helado por el camino. “Esto no es una competición”, decían mientras acababan su cucurucho. Todo eso daba igual lo importante era participar y disfrutar de la magnífica fiesta que les esperaba en el estadio Medina Lauxa a la finalización de la prueba. Música y baile además de los reconocimientos a los encargados de organizar esta marcha y regalos para los más afortunados. Un nuevo éxito de esta marcha contra el cáncer que ya cuenta los días para su quinta edición.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *