• Manolo Écija
  • Eventos
  • 433

 

CARLOS MOLINA

La capital del Poniente Granadino se convierte en un oasis para los amantes del Vuelo Libre al contar con despegues desde todos los puntos cardinales y unas zonas de aterrizaje muy factibles para los que practican este deporte. El Ayuntamiento de Loja lleva 15 años apostando de forma clara por esta oferta turística que atrae a muchos visitantes de fuera del país.

Cada año se han conseguido nuevos avances, expuestos en las respectivas concentraciones llevadas a cabo. En esta ocasión, la decimoquinta edición, se ha presentado el nuevo despegue de sur, el único que faltaba en la ciudad, en el Monte Hacho. Con él, Loja cuenta con la posibilidad de volar en todas las direcciones del viento, y gracias a su climatología, los 365 días del año. Esto, que pudiera parecer algo normal, existe en muy pocos puntos de Andalucía, haciendo de Loja toda una joya para los amantes de este deporte de riesgo.

A los despegues, de Poniente, Norte, Sur, Levante, se une unos aterrizajes factibles. Ello hace que las espinas lojeñas sean puntos muy utilizados por las escuelas de aprendizaje en el vuelo. Como ejemplo de esta nueva versatilidad, La Concentración de Vuelo Libre de este año ha contado como punto de aterrizaje principal el Campo de Fútbol de los Veteranos. Quizás un punto más técnico, pero con la posibilidad de aterrizar en la explanada aledaña al Puente Aliatar. A esa zona se unía el accesible despegue de la Venta de Rayo o el dispuesto en zona de levante.

“No nos podemos permitir contar con pocas opciones de despegue”, comentaba un monitor que acompañaba a más de una veintena de ciudadanos franceses que participaron en la concentración lojeña. Esa es quizás la clave de un futuro prometedor si atendemos a las palabras de los miembros del Club de Vuelo Libre de Loja que entienden que el piloto cuando llega a la ciudad del Poniente únicamente tiene que estar pendiente del viento, lo demás lo tiene a su disposición. No solo eso, además se valora la oferta hostelera y hotelera con la que cuenta la ciudad.

Dentro de lo posiblemente controlable, la XV Concentración de Vuelo Libre de Loja, celebrada los pasados días 8, 9 y 10 de septiembre, fue todo un éxito. Como hándicap, lo no controlable, el viento. Las elevadas rachas del sábado imposibilitaron el vuelo en esa jornada, lo que dejó un sabor agridulce a la organización. A pesar de ello se contó con más de 160 pilotos, entre los cuales se encontraban incluso campeones del mundo de acrobática. La mejor jornada de vuelo fue el domingo, donde se pudo disfrutar por la mañana del vuelo de Levante, con vistas a la vega de Granada flanqueada al fondo por el coloso de Sierra Nevada. Ya por la tarde el despegue de Poniente, el más veterano y usado en Loja, se quedaba pequeño para tanto parapente dispuesto a disfrutar del cielo lojeño.

En definitiva, una concentración que vuelve a dar un paso más en la búsqueda de hacer del Vuelo Libre un motor de desarrollo y prosperidad del municipio. “El camino es largo pero al final se ven los frutos”, expresaba un participante para animar a los lojeños a seguir apostando por este deporte. En esa línea ya se trabaja para la nueva edición, sin que ello nos deje sin ver un día sí otro también los cielos surcados por un indiscutible colorido.

Manolo Écija

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *