Los días 4,5 y 6 de mayo, Salar volvía los ojos a su Historia para situarse, una vez más, en el siglo II d. C. Por tercer año consecutivo, la localidad granadina celebraba sus Jornadas Romanas con un importante salto en cuanto a la calidad y la cantidad de actividades previstas en su programación.

Un programa centrado en el conocimiento de la época de la que data su Villa Romana, considerada ya por los especialistas como una de las más importantes de Andalucía.

Actividades lúdico-educativas que tuvieron una gran acogida entre el público asistente, con un aumento considerable de participantes venidos de otras localidades como Málaga o Granada.

La recreación histórica tomó el protagonismo gracias al grupo Battle Honours. Ellos fueron los encargados del montaje de un campamento y de llevar a cabo una serie de propuestas destinadas a dar a conocer las costumbres de la vida civil y militar de la época.

La música tuvo también un papel relevante con el Grupo de recreación de música histórica Tintinnabulum que, además de ambientar las distintas actividades del programa, sorprendió con un interesante y divertido concierto didáctico.

Y, por supuesto, otra de las estrellas de estas III Jornadas fue la gastronomía con una exitosa Ruta de la Tapa Romana y un gran banquete en el que se pudieron degustar recetas del gastrónomo Marcus Gavius Apicius.

El balance, según el alcalde de Salar, Armando Moya, es realmente positivo ya que se ha cumplido con creces el principal objetivo de estas Jornadas que no es otro que el dar a conocer a salareños y visitantes, el magnífico patrimonio con el que cuenta el municipio, con su Villa Romana a la cabeza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *