• Manolo Écija
  • Especiales
  • 39

 

Loja ha celebrado una nueva edición de su Feria de Ganado con la figura de la raza ovina lojeña como su principal valedor y marchamo del evento. La Real Feria de Ganado, que este año alcanzaba su decimoprimera edición, coincide con las jornadas técnicas sobre la raza autóctona de nuestra comarca y que cada vez se va haciendo un hueco más destacado entre las razas ovinas del país. Estas charlas, que se produjeron en la víspera de la apertura de la feria, estaban dirigidas tanto a agricultores como a ganaderos de la comarca, donde se han abordado temas como la aplicación de nutracéuticos en rumiantes, el plan de ganadería extensiva o la raza oveja lojeña  como una oportunidad de negocio para los ganaderos.

En la jornada del sábado, las autoridades locales y provinciales tuvieron oportunidad de inaugurar oficialmente la Feria de Ganado y conocer de primera mano los productos que ofrecían los stands. Durante la lluviosa mañana del sábado, se contó con la presencia del alcalde de Loja, Joaquín Camacho, el presidente de la Asociación de la Raza Ovina Lojeña, Juan Antonio Moreno, el delegado de Agricultura, Manuel García Cerezo y el diputado provincial, Manuel Gómez. Los responsables políticos se acompañaron durante su recorrido por el recinto de varios ganaderos lojeños y de la comarca. Para el alcalde de la ciudad, “esta feria pone de relieve la importancia económica y social que tiene este sector entre nuestra población” y de paso felicitó a los ganaderos “por el trabajo que realizan días tras día para engrandecer nuestra raza autóctona”. Camacho resaltaba “el compromiso firme con los ganaderos lojeños que hacen que esta tradición ancestral no muera y tenga horizonte”. Sobre la apuesta municipal el alcalde recordó la inversión de casi 15.000 euros para el desarrollo de esta feria y la subvención municipal de 10.000 euros para realizar mejoras en la sierra para la actividad ganadera.

El  delegado territorial ha valorado el esfuerzo y el trabajo que desempeñan diariamente nuestros ganaderos para alcanzar unos productos de calidad, reconocidos por los consumidores, y cada vez más demandados en los mercados tanto nacionales como internacionales.

De ahí, el apoyo de la Junta de Andalucía para conseguir entre todos traer más desarrollo y prosperidad a los municipios y así evitar el despoblamiento que sufren muchas zonas rurales de nuestra provincia.

Y una de las formas para evitar este abandono, en palabras de García Cerezo, es “proteger y mimar” la ganadería extensiva, actividad muy vinculada al paisaje, la biodiversidad, la sostenibilidad y la tradición, tal y como muestran los datos.

Solo en la provincia de Granada, contamos con más de 1.854 explotaciones de ovino-caprino que representan un total de algo más de 382.000 cabezas de ganado.

Este sector se encuentra en un frágil equilibrio y realiza una importante contribución al medio ambiente, situándolo en una buena posición ante la próxima reforma de la Política Agraria Común (PAC) post 2020. “Nuestro objetivo es trabajar todos juntos (Junta de Andalucía, Organizaciones Agrarias, Cooperativas Agro-alimentarias), para que en la nueva PAC se tengan en cuenta nuestras singularidades. Sólo si estamos unidos, conseguiremos lo que nos merecemos”, ha agregado.

El presidente de la Raza Ovina Lojeña, Juan Antonio Moreno, ponía de relieve el esfuerzo de todos los ganaderos. “Esto se consigue gracias al trabajo de todos, tanto a nivel particular como de las distintas administraciones que nos apoyan”. Sobre la “oveja rabúa” (como popularmente se conoce a la ovina lojeña), Moreno apuntaba que todos podemos sentirnos “orgullosos por tener una raza autóctona, un ecosistema maravilloso y unos ganaderos que aman su profesión y que regalan muchas cosas buenas a la sociedad”.

A los ganaderos quiso dirigirse especialmente Moreno durante la presentación. “Hoy es un día de mucha lluvia y en nuestra sierra están los pastores ejerciendo su profesión con la mayor alegría”. Apuntaba que este gremio permanece actualmente “porque amamos nuestra profesión y esto ha pasado de generación en generación”. Precisamente en este aspecto quiso agradecer a los pastores más mayores la sabiduría que han trasmitido y el ejemplo que suponen para todos a día de hoy.

La jornada continúo con una degustación de caldereta de cordero ecológico lojeño cocinada por el chef Sergio Fernández. Este afamado cocinero destacó la faceta gastronómica de nuestra raza autóctona. “Es difícil encontrar una cordero de esta calidad y tamaño por lo que os podéis sentir muy orgullosos”, apuntaba Fernández. Además del reconocido chef, la caldereta estuvo elaborada por los profesionales del Hotel Manzanil. Para amenizar el fin de semana se llevó a cabo un espectáculo de magia y humor, protagonizado por Pedro Lucas y como uno de los platos fuertes de la Feria, el artista Miguel Ángel Palma ofreció un concierto en el pabellón Alfeia.

El domingo continuaron los talleres tradicionales y las actividades en familia, además de la apertura de los más de 40 stand de comida, ropa y enseres de pastoreo. A medio día hubo una espacio gastronómico para jóvenes chef andaluces, con la presencia de la lojeña Victoria Tango. La Feria de este año concluyó con el espectáculo de baile a caballo por sevillanas, bulerías y tangos y la clausura y entrega de premios de los diversos concursos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *