• Manolo Écija
  • Economía
  • 556

 

La empresa lojeña Congelados Apolo está cerca de hacer una realidad una de sus principales aspiraciones, ampliar considerablemente sus instalaciones para adaptar la empresa a la demanda internacional que actualmente experimenta. De este modo, hace unos días, responsables de Apolo junto a las autoridades locales y los arquitectos y técnicos de la obra colocaron la primera piedra de este impresionante proyecto en el Polígono Industrial Manzanil II.

La superficie, que supera los 13.000 metros, se utilizará como nuevo centro logístico, zona de preparación de pedidos, cámara frigorífica y oficina. Una ampliación que permitirá aumentar con creces los 130 puestos de trabajo con los que cuenta Congelados Apolo en la actualidad. Tal y como explicaban durante la visita a las obras, “el proyecto contempla dos aspectos, de un lado la urbanización de la zona y de otro la construcción de las nuevas instalaciones de Congelados Apolo”, como resaltaba Joaquín Conde, director financiero de Apolo. El convenio firmado con el Ayuntamiento de Loja contempla además la puesta en marcha de una nueva depuradora por parte de la propia empresa, que será cedida al consistorio. “Para nosotros es el proyecto más importante de esta empresa, puesto que nos embarcamos en una gran inversión, aunque nos gusta tener los pies en el suelo”, resaltaba Conde. La empresa ha ido en continua expansión, por lo que era necesario sumar estas instalaciones a las ya existentes (que seguirán funcionando). Según Conde, “habíamos llegado a un punto en el que se exigía una ampliación ya, pues de lo contrario simplemente se trataría de mantenernos y ya nos estaba faltando capacidad productiva y de almacenaje”.

Esta ampliación ha sido el resultado del convenio que la propia empresa firmó hace un tiempo con el consistorio. El alcalde lojeño, Joaquín Camacho, agradeció el esfuerzo de esta empresa y recordó que es buen indicativo de que las empresas lojeñas “gozan de buena salud a pesar de las grandes dificultades que han existido con la crisis”. Además Camacho apuntó que este convenio no solo beneficiará a esta empresa, sino a otras que puedan ubicarse en este polígono ya que más de 100.000 metros cuadrados de suelo industrial quedarán urbanizados gracias a la operación de expansión de Apolo “lo que permitirá ganar el suelo necesario para generar empresas, riqueza y empleo en la ciudad”.

El momento más emotivo fue cuando se recordó al artífice de esta empresa, Apolonio Alcaide. Tanto su sobrino Juan Miguel, como su viuda, Ana Ávila coincidieron en el “tremendo orgullo que Apolonio tendría en un día como ese, ya que siempre fue un incansable trabajador para la expansión de su empresa”.

Si todo va según lo previsto, y las obras es un hecho que avanza a buen ritmo, para marzo del próximo año estará terminada la urbanización, que incluye tres zonas verdes y dos parcelas que se destinarán al almacenamiento de enseres municipales.

img_8720

 

Manolo Écija

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *