• Rubén Núñez
  • Cultura
  • 431

 

La semana previa a la celebración de la feria de Húetor Tájar acoge uno de los eventos más destacados de la provincia de Granada, su famoso Zoco Andalusí, que este año cumplía 16 años. Un viaje a través del tiempo varios siglos atrás en una actividad que nos lleva hasta el Medievo para acoger el mercado de este tipo más grande de toda la provincia y uno de los más grandes de Andalucía.

No en vano, este año ha vuelto a batir un nuevo récord de participantes, con más de 150 artesanos llegados desde todos los rincones de España, y más de 10000 visitantes, una cifra que el concejal de Cultura de Huétor Tájar, Miguel Ángel Sanjuan, ha calificado como “un verdadero hito para el municipio”.

Durante tres días, las calles y comercios del centro del pueblo se han convertido en verdaderos escenarios de la Edad Media, con puestos que recrearán el mágico ambiente de esta época.  Así, el Zoco ha albergado telares, degustaciones gastronómicas, talleres para toda la familia y muestras de todo tipo de artesanías (como cuero, cerámicas, jabones, juguetes de madera, juegos de ingenio, bisutería o macramé), además de  diversas carpas y dos escenarios para los distintos espectáculos.

El concejal explica que todos los vecinos y asociaciones de Huétor Tájar “han colaborado con el Ayuntamiento y se han volcado con los  preparativos durante meses para que todo saliera a la perfección”. Un año más, el mercado medieval se ha celebrado en los alrededores la calle Ancha, la calle principal de la localidad, con el objetivo de apoyar al comercio hueteño, ya que son muchas las tiendas que se encuentran en esa vía.
Los visitantes del XVI Zoco Andalusí de Huétor Tájar han podido encontrar cosmética natural con aloe vera o aceite de oliva, juguetes de madera para los más pequeños, juegos de ingenio, perfumes, toquillas y bolsos de cuero, miniaturas para belenes y productos étnicos.

También disfrutaron de una variada oferta de espectáculos en el Zoco durante todo el fin de semana: pasacalles con la banda de Moros, animación de calle con barberos ciegos, la conquista del Torreón, cetrería, danza del vientre, espectáculos de fuego y faquirismo, entre otros.

La noche ha sido un momento mágico, cuando el Zoco hueteño apagó todas sus luces y quedó iluminado únicamente por la luz de cientos de velas, recreando el encanto de las Mil y una Noches.

Por su parte, la concejala de Festejos del Ayuntamiento de Huétor Tájar, María Mata, se ha mostrado “muy satisfecha” con esta edición del Zoco, “que ha traído hasta nuestro municipio a miles de personas de fuera de Huétor Tájar para disfrutar de una actividad que no deja de superarse y de crecer año tras año”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *