• Manolo Écija
  • Cultura
  • 621
El profesor Alfredo Arrebola ha decidido donar todos sus libros enciclopedias y premios al Ayto de Villanueva

El maestro Alfredo Arrebola donará toda su colección al Ayuntamiento de Villanueva

Irremediablemente está y siempre estará ligado el nombre de su Villanueva natal a la obra e imagen del maestro Alfredo Arrebola. El cantaor y catedrático en flamencología se ha convertido a lo largo de su vida y gracias a su trabajo, en una de las figuras más importantes del mundo del flamenco. Su multitud de libros y discos son considerados como obras de arte para los más afamados aficionados a este arte tan andaluz que desde hace unos años fue declarado por la UNESCO patrimonio inmaterial de la humanidad. A este reconocimiento, se puede decir con certeza, que también ha contribuido el profesor Arrebola.

Su casa se ha ido convirtiendo año a año en un valioso museo que cuenta con lo más granado de las diversas generaciones del flamenco andaluz. Es por eso, por lo que Alfredo ha decidido compartirlo con sus vecinos más cercanos y con los amantes del flamenco en general, y es que tal y como es su deseo, toda su colección va a ser donada al Ayuntamiento de Villanueva para que pueda ser expuesta y consultada para toda la vida. Quien lo conocemos, aunque sea un poco, sabemos que Alfredo es un hombre desprendido, estudioso hasta la saciedad y siempre ávido de ampliar conocimientos. Ha sido maestro de muchos y su obra debe ser material didáctico para otros cuantos en un futuro. “Este ha sido mi trabajo de toda una vida, esta es mi colección y quiero que está disposición de todos los que consideran al flamenco como algo importante”, explica el maestro señalando una estantería repleta de enciclopedias y revistas.

Desde que llegamos a su casa, Alfredo se muestra muy satisfecho con poder dar a conocer todos sus ejemplares. No acierta a decirnos lo más valioso de lo que se alberga en las tres plantas de su vivienda. “Todo es muy valioso para mí, ya sea por lo monetario o por lo que significa”, por lo que quedarse con una sola cosa se antoja complicado. Su carrera artística ha sido tan amplia, que en sus estanterías se agolpan los recuerdos de actuaciones y certámenes por todo el mundo. Alfredo se acuerda lúcidamente de cada momento de su carrera ya sea por todos los rincones de Andalucía o en Francia, Marruecos y Portugal. Su arte es muy admirado en esos países y en otros muchos más.

Entre sus estantes encontramos obras únicas y otras muy difíciles de encontrar. Alfredo ha ido recopilando a lo largo de su vida las mejores colecciones de la historia del flamenco, las biografías de los cantaores más ilustres o los ejemplares más codiciados por los estudiosos de este noble arte. “El flamenco siempre ha sido y es mi pasión, por eso he querido adquirir cuantas más obras mejor para ampliar mis conocimientos”, aunque algunas hayan significado un gran desembolso de la época ya que entre sus pertenencias encontramos libros que superan con creces el medio siglo.

El profesor Alfredo Arrebola ha decidido donar todos sus libros enciclopedias y premios al Ayto de VillanuevaAlfredo también está dispuesto a donar todos sus premios y reconocimientos. Sería imposible enumerarlos todos, pero algunos ejemplos son: Premio de malagueñas, de Madrid; Premio Tomás Pavón, por siguiriyas y tonás, de Córdoba; Premio Valle del Sol, de Abra; Premio Niño de Cabra, de Cabra; Sol de Oro, de Antequera; Premio de Cantes de Levante del Festival Nacional del Cante de las Minas de La Unión; Premio de granaínas, de Granada; Premio Nacional Juan Breva de Fuengirola y Premio Antonio Chacón  de Fuengirola. Pero de entre todos ellos, destaca el Premio Nacional de Flamenco de la Cátedra de Flamencología de Jerez, otorgado al maestro por su dedicación a la difusión del arte flamenco. “Este galardón es quizá el que conservo con más ilusión ya que es el máximo reconocimiento que se puede otorgar a un enamorado del flamenco”, apunta Arrebola mientras sujeta el trofeo que se le entregó allá por 1974. También le tiene mucho aprecio a uno de los más recientes que ha encontrado hueco entre sus pertenencias. Se trata del reconocimiento como nuevo Adalid Honorífico, que es la distinción anual que el MADOC (Mando de Adiestramiento y Doctrina del Ejército de Tierra) otorga a destacados ciudadanos como reconocimiento al apoyo prestado y a su trayectoria humana y profesional. Precisamente, sobre este aspecto, además de guardar el propio reconocimiento del que le hicieron entrega, Alfredo conserva enmarcado el artículo que publicamos en aquella ocasión en el periódico Poniente.

Otras pasiones

Pero Alfredo no solo conserva libros de flamenco. Nos reconoce que sus otras grandes pasiones son la filosofía y la teología. Precisamente de esto último también ha cursado estudios universitarios. Siempre se ha considerado un hombre muy creyente, no en vano incluso fue durante un tiempo monje capuchino, pero como él mismo explica, “el señor me indicó otro camino y me dediqué a la enseñanza”.  Precisamente de esta época, Alfredo cuenta con gratitud que compartió “365 días con Fray Leopoldo, ni un día menos, ni un día más”, como él mismo señala. Sus días junto al santo fueron especiales, pero también con el resto de compañeros.

Sus Ilustres amigos

Alfredo Arrebola también se siente orgulloso de haberse codeado con lo más granado del flamenco. En su despacho cuelgan antiguas fotografías donde el maestro posa con Camarón de la Isla , Juanito Valderrama o el propio Manolo Escobar. A este último, nos confiesa, que el cante flamenco de Arrebola siempre ha sido de un gran agrado, como el propio Manolo Escobar se lo reconoció en varias ocasiones.

Como apunté al principio, es imposible enumerar todo lo que significa toda una vida dedicada a recopilar los mejores ejemplares del flamenco, la historia, la filosofía y la religión, pero afortunadamente, dentro de poco la biblioteca pública Alfredo Arrebola de Villanueva mostrará todos estos libros y publicaciones, unos se podrán consultar y otros ejemplares se expondrán como lo que son, verdaderas obras de arte.

El profesor Alfredo Arrebola ha decidido donar todos sus libros enciclopedias y premios al Ayto de Villanueva

El profesor Alfredo Arrebola ha decidido donar todos sus libros enciclopedias y premios al Ayto de Villanueva

Manolo Écija

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *