• Manolo Écija
  • Cultura
  • 397

 

Era evidente que la guitarra iba a cobrar un protagonismo casi idéntico al de su portador, el pregonero de la Feria de Loja, Kiki Corpas. Aún no se habían abierto las cortinas y ya sonaban los primeros acordes de lo que iba a ser una noche flamenca magistral.

Kiki Corpas, maestro guitarrista y entusiasta de la cultura en general y la música en particular, ya adelantaba que las distintas manifestaciones del flamenco iban a ir poco a poco sucediéndose por el escenario del Centro Cívico Adolfo Suárez. Aunque se describió como “persona de pocas palabras”, Sus primeros mensajes fueron de gratitud. Al Ayuntamiento por confiar en él para ofrecer el pregón y a familia por apoyarle. Una familia que recibió el más sentido agradecimiento en la figura de su madre, Paqui Corpas y su pareja, Elena López “La Sensa”. Como comenzaba Kiki, “la feria son recuerdos de mi niñez, de los columpios, los algodones de azúcar y de disfrutar con toda su familia”. Casi la primera imagen que se le vine a la cabeza, como continuaba en el pregón, es la Caseta Municipal de antes. “Que grandes artistas venían a la feria, desde Rocío Jurado hasta Juan Valderrama”. La Caseta era un espacio donde no podía faltar una buena reunión con su madre, sus tíos, abuelos y amigos. “Lo que me hubiese gustado poder tocar en el escenario de la Caseta Municipal de entonces”.

Kiki es un tremendo enamorado de Loja y sus gentes, porque “Loja es cultura desde el Hacho hasta Periquetes” y ya hemos dicho que el pregonero es un amante de la cultura.  Enamorado de Loja y de su bandera blanca y morada. Se siente un “esclavo del amor” que siente por su ciudad y su barrio Alto”. Precisamente, “Esclava de tu amor” fue la canción que interpretó maravillosamente su compañero y amigo Fernando Ríos. Ya se empezaba a arrancar los primeros olés del respetable que llenó casi por completo el patio de butacas.

Hablar de feria es hablar de la Volaera Flamenca y en el caso de Kiki aún más. Desde sus inicios, allá por 1972 este festival ha traído a Loja lo más granado del flamenco nacional. Kiki quiso dar a entender la suerte que teníamos en Loja por contar con un certamen de este nivel que comenzó con el primer premio del “Perro de Paterna”, en su primera edición y ha continuado con grandes nombres hasta este mismo año. La Volaera era el acontecimiento más esperado por nuestro pregonero. “No me perdía ni una y he ido viendo como cambiaba de escenario a lo largo de los años”. Seguía el concurso con tanto entusiasmo que ha confesado que varias veces se ha dicho a sí mismo “ahí tengo que tocar yo alguna vez”. Y por supuesto lo consiguió. No solo tocó, sino que el cantaor al que acompañaba, Julio Fajardo, resultó ganador de la Volaera Flamenca ese año 2010. Kiki, reconoce que se identifica con las granaínas y que mejor que la interpretación del propio Fajardo para hacernos sentir este palo en una noche tan especial.

Y nos vamos de feria de día, “a mí la que más me gusta”. Apunta Kiki que es un privilegio sentir como el hermoso patrimonio con el que cuenta el centro de Loja se engalana para recibir a mujeres vestidas de gitana y grupos de amigos y familiares con ganas de disfrutar. “La feria de día son sevillanas, “eso es autóctono del sur”. Con el rasgueo de la guitarra el escenario cobra vida y el espectáculo llega a su máxima expresión. Primero su pareja, Elena López “La Sensa” escenifica el baile más sentido y a continuación parte de su grupo de alumnas nos hace sentir que estamos dentro de una caseta de feria, donde el arte y tronío no nos permiten quedarnos impasibles.

Sus últimos recuerdos vuelven a ser a su niñez. “Yo he sido un niño feliz y tengo unos recuerdos muy bellos de la feria de Loja”, apunta Kiki. De hecho recuerda unas palabras de Pablo Picasso que dicen que “cada niño es un artista, el problema es cómo seguir siendo artista cuando creces”.  Kiki tu ya has crecido y eres más artista a medida que pasan los años. Enhorabuena pregonero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *